La iluminación en una comunidad de vecinos es uno de los puntos clave que se tratan en todas las reuniones. Quien haya ido alguna vez a alguna, lo entenderá. Se trata de una preocupación compartida para conseguir un ahorro energético importante, que haga disminuir gastos en la factura eléctrica.

Para conseguir este objetivo lo más importante es contratar un servicio de mantenimiento de luminaria para comunidades que sea eficaz y que ayude a los vecinos a llevar un control exhaustivo de todas las instalaciones.

Por un lado, la iluminación del exterior debe ser duradera y estar lo suficientemente protegida como para resistir cualquier contratiempo. Un correcto mantenimiento de luminaria para comunidades es fundamental para vivir en un edificio limpio, seguro y eficiente. Además, es un factor determinante para convivir armoniosamente con los vecinos.

Un cambio de luces de la escalera comunitaria reducirá gastos económicos

El ahorro energético no sólo importa en el bolsillo, sino también es fundamental para mantener un ecosistema limpio y sostenible. En Ionis apostamos por un cambio de luces de escalera cada cierto tiempo, dando siempre un salto cualitativo a la iluminación LED. Gracias a este tipo de luces, los vecinos podrán aplicar el dinero ahorrado en otras mejoras del edificio.

La tecnología LED supone un gran avance en el rendimiento eléctrico. Este tipo de iluminación consume alrededor de un 90% menos de electricidad; esto supone un ahorro bastante considerable en la factura eléctrica. La vida útil de estas lámparas se sitúa en torno a las 45.000 horas, superando con creces a las 2.000 horas de las bombillas estándar.
Por otro lado, la instalación de estas luminarias favorece al mantenimiento del medio ambiente. Son reciclables y cumplen con las normativas europeas de sustancias tóxicas.

En definitiva, la inversión realizada en el cambio de luces tanto de escaleras como de cualquier otro espacio, será siempre beneficiosa en muchos sentidos porque ayudará a conservar un ecosistema sostenible a la vez que servirá para recortar gastos fijos en la factura comunitaria.